20:49 h. Miércoles, 18 de Julio de 2018

Crónicas de Palma

Los comerciantes se quejan de la mala imagen que dan los turistas semidesnudos

El Ayuntamiento, a diferencia de otros municipios, no ha fijado una norma sobre el decoro en el vestir por el centro de Palma

José Noguera / Diario de Mallorca  |  18 de Enero de 2013 (20:29 h.)
Más acciones:

Los turistas lucen sus torsos por las calles de la ciudad. G. Bosch
Los turistas lucen sus torsos por las calles de la ciudad. G. Bosch

Hombres descamisados, mujeres que lucen biquini o jóvenes que sólo llevan el bañador a plena luz del sol. Pero no están en la arena sino en el asfalto. "No estamos en la playa. Y aquí se tiene que cuidar la imagen personal", afirma Cati Mena que trabaja en la Mercería Sindicat. Las altas temperaturas junto con la llegada masiva de turistas han traído consigo la proliferación de transeúntes que prefieren pasear ligeros de ropa por Palma.

El centro se llena de viandantes que aprovechan para realizar sus compras. Algunos de éstos optan por hacerlo semidesnudos luciendo así sus torsos o vientres. Sin duda, son gente sin complejos. No importa si tienen un cuerpo definido o con algún que otro michelin, la cuestión es ir más cómodos para soportar mejor el calor. Las calles de Sant Miquel, Jaume II, Palau Reial y Sindicat; las plazas Major y Joan Carles I; Dalt Murada, al pie de la Seu, y los Jardines de S´Hort de es Rei son las vías públicas por donde se pasean mayor número de viandantes sin camiseta.


Desde hace varios veranos son muchos los turistas que optan por visitar los monumentos históricos de la ciudad o realizar sus compras ligeros de ropa para sobrellevar mejor el calor. Este tipo de práctica que es más habitual en zonas playeras o costeras no acaba de ser bien vista por los comerciantes porque consideran que ofrece una imagen desagradable de la ciudad. "Cada uno puede vestir como quiera pero este tipo de vestimenta no es la más idónea para el centro de Palma. Además, considero que desprestigia la calle Sant Miquel", afirma Pilar Jiménez, empleada en una tienda de moda femenina.

En la playa sí, en Ciutat no
Según los empresarios de los comercios encuestados, comprenden que los turistas y residentes tengan calor, pero éstos "deben hacer un esfuerzo" para ir vestidos correctamente por el centro del núcleo urbano. "En la playa me parece bien. Se tiene que vestir acorde con el lugar donde se está", señala Aurelio López, vendedor de trajes para caballero en la céntrica Jaume II desde hace más de 20 años.

"No lo veo bien aunque entiendo que en algún momento puntual se quiten la camiseta o vayan en biquini por el calor que hace", considera el propietario de la tienda Oportunidad, Pol Villalonga, ubicada en la calle Sindicat. Villalonga que lleva más de 55 años vendiendo moda para mujer y hombre, considera que el hecho de que algunos viandantes vayan apenas sin ropa como una falta de educación y respeto hacia los demás.

Los comerciantes y residentes sondeados critican que desde el Consistorio no se haya impulsado ninguna normativa específica que regule este tipo de "mala práctica". Además, catalogan este tipo de actitud como "una falta de educación" hacia los viandantes que pasean por la calle. "Bajo mi punto de vista el Ayuntamiento debería poner medidas al respecto porque da muy mala imagen para las personas que nos visitan", apunta Marga Lull, en un alto de su paseo por el centro de Ciutat. "Se tendría que regular la forma de vestir en la vía pública como han hecho otras ciudades. Palma es una ciudad sin ley", arguye Mireia Dominguez, de compras con sus amigas Paula y Marta.

Una falta de educación
Hay quien catalogan de "desagradable" esta práctica. "Me molesta que vayan sin camiseta, sobretodo cuando hay grandes aglomeraciones de peatones porque te rozan cuando están sudados y eso da mucha grima", manifiesta José Vicente López, empleado en una conocida firma de moda juvenil a escasos metros de la plaza Major.

Mientras otros consistorios, como el de San Antoni de Portmany, estudian la viabilidad de sancionar a los viandantes semidesnudos coomo ya hace el de Barcelona, en Palma continuaremos contemplando torsos y vientres al descubierto en pleno centro de la ciudad.

Más noticias en Turismo

  Un día en la playa por 40 euros

De un extremo al otro del litoral palmesano, Can Pere Antoni se convierte en la zona de baño más cara de la ciudad y en cambio Can...

  Un turismo con el presupuesto ajustado

A pesar del aluvión de visitantes que recibió ayer el casco antiguo, pequeños comerciantes de la zona de la Seu y...