07:09 h. Domingo, 20 de Agosto de 2017

Crónicas de Palma

La Seu, territorio de turistas y souvenirs

Los vecinos lamentan el cierre de comercios tradicionales y critican que los visitantes ensucien las calles y plazas

José Noguera / DM  |  20 de Enero de 2013 (15:28 h.)
Más acciones:

Turistas en la catedral. J Noguera
Turistas en la catedral. J Noguera

Desde primera hora de la mañana no cesa la llegada de turistas en masa que desean visitar el centro histórico de Ciutat colapsando así calles y plazas de las inmediaciones de la Catedral. Los souvenirs han tomado por completo el emblemático barrio de la Seu, mientras sus vecinos lamentan la pérdida de comercios tradicionales de la zona. Los residentes critican que los visitantes lancen colillas, papeles y otros residuos al suelo.

Los rayos del sol apenas penetran por las estrechas calles del casco antiguo y los turistas aprovechan para visitar edificios históricos como el Palau de l´Almudaina, los Banys Àrabs o la Seu. Otros en cambio antes que contemplar monumentos prefieren ir de souvenir en souvenir para comparar precios y después adquirir sus recordatorios.

Orinan en las esquinas
Los residentes y comerciantes aplauden la eficacia del servicio de limpieza del Ayuntamiento. No obstante, denuncian que a lo largo del día las vías públicas se van ensuciando debido a que los "transeúntes incívicos" orinan en las esquinas de las calles produciendo así fuertes olores debido a la ausencia de urinarios públicos. Además, reivindican la necesidad de instalar más papeleras para evitar que turistas y ciudadanos tiren sus desperdicios en el suelo.

La proliferación de los souvenirs ha provocado la desaparición de los comercios de la zona contribuyendo así a la pérdida de la esencia y la personalidad del barrio. Los vecinos comentan con tristeza que cada cierre de un local trae consigo una nueva apertura de tiendas para el turismo de masas. "Para comprar tenemos que ir a otras zonas porque apenas tenemos servicios aquí", sentencia Margarita Fiol, quien recuerda con nostalgia el que era su colmado.

Camisetas, llaveros, postales, abanicos, bolsos, imanes para la nevera o bolígrafos son algunos de los artículos que el cliente puede encontrar en este tipo de establecimientos turísticos. Pero no importa el objeto sino el recuerdo del lugar. "Lo más vendido son las sargantanas, siurells y flamencas", enumera el responsable de Can Sargantana, Aarón Esteban, que comenta que venden bastantes productos a pesar del bajo poder adquisitivo de los visitantes.

Según Estaban, el 80% de los clientes miran y comparan precios, a un 15% le es indiferente adquirir o no los productos y un 5% viene con las ideas claras porque quieren comprar un artículo en concreto.

Los trabajadores de los souvenirs destacan que están teniendo una buena temporada y que principalmente los miércoles y los jueves son los días que tienen mayor afluencia de público extranjero por la llegada de los cruceros. Según los comerciantes, el hecho de que el turismo que nos visita "no sea de calidad" provoca que haya competividad entre tiendas para ofrecer el mejor precio.

Las calles de Palau Reial o Sant Roc se llenan de familias que pasean y toman fotografías, mientras que algún que otro vecino se asoma por el balcón. "Comprendo que hagan ruido porque vivimos del turismo y no podemos quejar", señala Concepción Medina quien lleva más de 50 años viviendo en el barrio.

Mientras tanto numerosos grupos de visitantes procedentes de Italia, Francia, Inglaterra y Alemania realizan rutas guiadas visitando patios de las típicas casas señoriales mallorquinas. Pero la llegada masiva de turistas durante los meses de verano ha provocado que el acogedor barrio de la Seu se convierta en un gran souvenir.

Más noticias en Turismo

  Un día en la playa por 40 euros

De un extremo al otro del litoral palmesano, Can Pere Antoni se convierte en la zona de baño más cara de la ciudad y en cambio Can...

  Un turismo con el presupuesto ajustado

A pesar del aluvión de visitantes que recibió ayer el casco antiguo, pequeños comerciantes de la zona de la Seu y...