13:48 h. Sábado, 18 de Noviembre de 2017

Crónicas de Palma

Máquinas ´versus´ dependientes

Los aparatos ´vending ´ ofrecen las 24 horas del día desde refrescos o aperitivos hasta cebos de pesca pasando por juguetes sexuales en lugares públicos sin entrar en tienda
José Noguera / Diario de Mallorca  |  21 de Enero de 2013 (01:15 h.)
Más acciones:

Los artículos sexuales también se adquieren en los locales de ´vending´.  Manu mielniezuk
Los artículos sexuales también se adquieren en los locales de ´vending´. Manu mielniezuk

Suelen estar disponibles las 24 horas. Pero nadie ofrece un trato personalizado. Únicamente hay que introducir el importe y seleccionar el producto con las teclas. Venden desde productos tradicionales como café, refrescos, aperitivos o chocolatinas hasta otros más sofisticados como artículos eróticos. Incluso le ponen cebo de pesca a nuestras cañas. Lo cierto es que lentamente la tradicional figura del dependiente va siendo destronada por una máquina expendedora que ni saluda ni da las gracias y que sólo se limita a devolver el cambio.

En la actualidad, existen pocos productos que se resisten a ser vendidos a través de lo que se denomina como máquinas de vending. Se trata de una práctica de consumo que cada vez está más presente en Palma. En la calle, hospitales, colegios, gasolineras, oficinas o gimnasios, los nuevos dependientes son máquinas que forman parte ya de la vida cotidiana.

Esta nueva forma de venta se está abriendo a diversos sectores, desde el mercado de productos de pesca hasta el de juguetes sexuales. Por ejemplo, los pescadores mallorquines se hacen a la mar sin preocuparse de conservar en casa sus cebos vivos. Desde hace cinco años disponen de máquinas automáticas de este elemento esencial, situadas en las zonas marítimas como el Molinar, es Coll d´en Rabassa, Platja de Palma o Can Pastilla. Manuel Vela es el propietario de la casa de pesca Es Portixol y dispone de diversas máquinas de venta en la ciudad. Explica que la razón de ser de este servicio radica en el hecho de ofrecer un servicio las 24 horas a todos los marineros.

Hasta hace unos años en los aparatos instalados en los servicios masculinos de varios establecimientos se podían adquirir preservativos. No obstante, ahora ya se puede comprar cualquier producto sexual. La evidencia más directa en Palma sería el local vending que hay en la confluencia de las calles Colubí y Despuig, en el barrio de Santa Catalina.

La esquina acoge hasta 6 máquinas expendedoras donde se puede conseguir desde un snack hasta un refresco pasando por papel de fumar. No obstante, el usuario también puede obtener artículos menos comunes como muñecas hinchables o consoladores, entre otros juguetes sexuales. Lentamente el trato personalizado está quedando relegado a un segundo plano. Mientras Ciutat cada vez dispone de más máquinas vendedoras, la tradicional figura del dependiente vive horas bajas.

Más noticias en Sociedad

  Preparan un flashmob en la plaza Mayor en contra la violencia de género

El Institut Balear de la Dona y la asociación mundial One Billion Rising también han organizado una manifestación para...

  Amics del Poble sahrauí de Balears busca familias solidarias

La asociación ha puesto en marcha el programa 'Vacances en Pau' que consiste en la acogida de niños saharauis por parte de...

  Es Molinar quiere plasmar su ensencia en Facebook

Un vecino y su familia han creado una página en esta red social con el fin de dar a conocer la identidad del barrio a través de...