02:21 h. Viernes, 20 de Octubre de 2017

Crónicas de Palma

Amor de acero en el Paseo Mallorca

Un total de 60 candados cuelgan de las barandillas del puente que une las calles de Jaume III y Catalunya

José Noguera / Diario de Mallorca  |  20 de Enero de 2013 (15:59 h.)
Más acciones:

El puente del paseo Mallorca está plagado de candados. J.Noguera
El puente del paseo Mallorca está plagado de candados. J.Noguera

­"Te amaré hasta Marte y más allá" promete alguien en uno de los 60 cerrojos que hay amarrados en el puente que une las calles de Jaume III y Catalunya. El Paseo Mallorca se suma a la moda de los candados anclados en los viaductos simbolizando así el sellado del amor eterno de numerosas parejas.

Quién le iba a decir al escritor italiano Federico Moccia que la acción simbólica de los protagonistas de su libro, Tengo ganas de ti, de forjar su estima en un puente sería imitada por millones de personas de todo el mundo. Roma, París, Moscú, Barcelona, Madrid, Valencia o Sevilla también tienen su espacio para los románticos.

Todo empezó en el viaducto romano conocido como Milvio. Y ahora numerosas parejas se han sumado a este pacto de amor que consiste en cerrar un candado con las iniciales de ambos en la barandilla de un puente para después arrojar la llave al río como metáfora de la eternidad.

Parte de los viandantes que transitan por el viaducto del céntrico paseo apenas aprecian los cerrojos que han sido colocados por algunos amantes. 
Otros en cambio se detienen para tratar de descubrir qué romance se esconde tras cada inicial de los elementos metálicos. "Me parece una forma muy romántica de sellar el afecto por tu pareja", destaca David Martínez. "Hace unos años puse uno en Sevilla y ahora lo haré aquí", manifiesta alegremente Iris Barrionuevo.

Pero todo el mundo vive el romanticismo de manera desigual. "Llevo 30 años casado con mi mujer y no necesito ningún candado para demostrarle lo mucho que la quiero", defiende Xavier Puig. "Creo que hay millones de formas apasionadas de sellar nuestra estima por alguien. Para mí esto es comparable a hacer una pintada en un puente", sentencia José Gil.

Los turistas que pasean se sorprenden, incluso alguna que otra pareja se toma una fotografía para inmortalizar aquel feliz momento. "Nos ha sorprendido gratamente porque vimos un viaducto lleno de cerrojos en Milán", afirma Carla Moreno, que iba acompañada por su novio Juan. Mientras varios enamorados forjan su eterno amor de acero en las barandillas de la infraestructura dos patitos nadan juntos en las tranquilas aguas de sa Riera.

Más noticias en Sociedad

  Preparan un flashmob en la plaza Mayor en contra la violencia de género

El Institut Balear de la Dona y la asociación mundial One Billion Rising también han organizado una manifestación para...

  Amics del Poble sahrauí de Balears busca familias solidarias

La asociación ha puesto en marcha el programa 'Vacances en Pau' que consiste en la acogida de niños saharauis por parte de...

  Es Molinar quiere plasmar su ensencia en Facebook

Un vecino y su familia han creado una página en esta red social con el fin de dar a conocer la identidad del barrio a través de...