21:58 h. Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Crónicas de Palma

´Compramos lo mismo, aunque en menor cantidad´

Los usuarios del mercado de l´Olivar ajustan al máximo su cesta de la compra, mientras los comerciantes hacen un balance positivo de sus ventas pese a la crisis
José Noguera / Diario de Mallorca  |  21 de Enero de 2013 (00:53 h.)
Más acciones:

El mercado se llena diariamente de usuarios. J.Noguera
El mercado se llena diariamente de usuarios. J.Noguera

Lo dice el refrán: mejor poco y bueno que mucho y malo. En plena crisis los ciudadanos evitan hacer gastos innecesarios y prefieren vigilar cada producto de su cesta de la compra. Sin embargo, gran parte de la población opta todavía por adquirir artículos de calidad, aunque en menor cantidad que hace unos años, tal y como afirman los compradores y comerciantes consultados. Diariamente los mercados municipales, como el de l´ Olivar, se llenan de usuarios que buscan los mejores productos frescos sin obsesionarse demasiado por sus precios.

Si bien es cierto que muchas familias realizan sus compras en supermercados o grandes superficies por cercanía y comodidad, 0tras buscan el trato cercano y la atención personalizada de los comercios tradicionales. "Vengo a comprar siempre que puedo. Los precios son más caros, pero al menos me asesoran sobre qué producto debo llevarme", afirma Dolores Coll. "Aquí te ofrecen un trato más personalizado", destaca, por su parte, Catalina Campomar, clienta de l´ Olivar desde hace más de 30 años.

Los vendedores del céntrico mercado hacen un balance positivo de los resultados obtenidos en momentos de crisis debido a que la alimentación es un bien de primera necesidad. "Se vende de todo, pero compran en menor cantidad", comenta Andreu Fuster, propietario de una carnicería de l´Olivar. Fuster señala que las carnes de cerdo y pollo son las solicitadas por sus clientes.

Frente a esta parada del mercado se ubica la pollería Zanoguera, dirigida por Francisca Pons, quien explica que la carne de pollo se vende bien debido a su bajo precio. Añade que las familias compran platos preparados a pesar de que son más caros para no tener que cocinar. La falta de tiempo también llena la cesta de la compra.

Los anfitriones del mercado
En toda dieta saludable y rica en proteínas no podemos dejar de lado el pescado. Gambas, langostinos, boquerones, sardinas, rayas, pescadilla o caballa son los tipos de pescado y marisco más demandados, según explica Cati Torres de la pescadería Carmen. Pese a que el pescado mallorquín sea el anfitrión del mercado y que el gallego se posicione en buen lugar, los clientes más exigentes reclaman nuevos productos procedentes de Japón para adaptarse así a las nuevas modas culinarias.

Pero hay pescados de todos los colores y sabores cuyos precios oscilan entre 10 y 90 euros el kilo. Langostas, gambas extra, bogavantes, gallo de San Pedro, navajas, almejas o mejillones. Todo un lujo para el paladar.

Dejando de lado el poder adquisitivo, durante los meses de verano los consumidores seleccionan las verduras y hortalizas de la temporada, en especial pimientos, tomates y cebollas. La empleada de la verdulería S´Hortalà, Vanesa Morales, destaca que son los productos más solicitado durante estos meses.
Gran parte de los vendedores consultados consideran que sus ventas se han mantenido sin ver perjudicar su facturación. "Nuestros clientes son fieles y siempre se llevan la misma cantidad de productos sin dejarse condicionar por su precio" admite Cati Fiol, quien trabaja en sa Lletería de l´Olivar. En este establecimiento distribuyen productos típicos de Balears como el queso maonés, confituras, galletas artesanas o helados de Campos.

Caprichos para el paladar
Pero no todo el mundo es tan optimista. "Se nota que vendemos menos. Nosotros ofrecemos caprichos como nueces, almendras pistachos, dátiles y tomate seco", considera Ana Cristina Muñoz de Can Gelabert, donde se venden frutos secos desde 1951. Cada vez más se estila adquirir este tipo de producto salado como es el caso del pistacho turco y la nuez chilena o californiana, cuyos precios rondan cerca de los 20 euros el kilo.

El único puesto de legumbres del mercado de l´Olivar, Can Jaume, ofrece unos exquisitos garbanzos cocidos, lentejas y algunos platos preparados como conejo asado, potaje de lengumbres o pollo al horno. Su propietario Jaume Aguiló afirma notar la crisis pero reconoce que los consumidores prefieren "gastar más dinero y ahorrar el tiempo en cocinar".

Generación tras generación desfila por los aparadores del acogedor mercado municipal. No obstante, ni la crisis ni los precios competitivos de las grandes superficies consiguen arrebatar la especialización del producto fresco y de calidad que aún representa.

Más noticias en Sociedad

  Preparan un flashmob en la plaza Mayor en contra la violencia de género

El Institut Balear de la Dona y la asociación mundial One Billion Rising también han organizado una manifestación para...

  Amics del Poble sahrauí de Balears busca familias solidarias

La asociación ha puesto en marcha el programa 'Vacances en Pau' que consiste en la acogida de niños saharauis por parte de...

  Es Molinar quiere plasmar su ensencia en Facebook

Un vecino y su familia han creado una página en esta red social con el fin de dar a conocer la identidad del barrio a través de...