06:55 h. Domingo, 20 de Agosto de 2017

Crónicas de Palma

Denuncian la existencia de un vertedero en un espacio natural protegido de Son Gual

Los residentes del núcleo exigen una solución a los vertidos que se producen en el barranco de Xorrigo
José Noguera / Diario de Mallorca  |  21 de Enero de 2013 (00:31 h.)
Más acciones:

El espacio natural padece vertidos ilegales diariamente.  J. N.
El espacio natural padece vertidos ilegales diariamente. J. N.

Escombros, muebles, electrodomésticos, cristales rotos o neumáticos acaban siendo desechados en improvisados vertederos ilegales formando así parte del paisaje natural. Esta es la situación en la que se encuentra una parte del barranco de Son Gual y Xorrigo, zona declarada Área Natural de Especial Interés (ANEI), en su área más próxima a la carretera de Manacor, y a escasos metros de la Creu de sa Garriga, monumento catalogado como Bien de Interés Cultural. Los vecinos de la zona han manifestado su preocupación y exigen una solución.

Diariamente se acumulan de forma descontrolada gran cantidad de objetos y residuos en el bosque de Es Xorrigo, poniendo así en grave peligro su entorno natural. Es por ello que los residentes reclaman a las autoridades pertinentes que procedan a la limpieza y cercado de la parcela afectada. "Me parece increíble que la conselleria de Medio Ambiente y Cort no hayan tomado medidas para paliar tan lamentable estampa", considera Gabriel Barceló, vecino de la zona.

Según denuncian, esta situación se viene produciendo desde hace dos años, pero en los últimos meses los desechos han ido aumentado de manera progresiva. "¡Cada vez hay más trastos! Lo que nos preocupa es el problema sanitario, ya que la gente lanza bolsas con restos de comida y están provocando la proliferación de ratas en la zona", confiesa Jaume Sastre, que vive en Son Gual.

El terreno afectado es de unos 2.000 metros cuadrados, visible desde la carretera de Manacor. Los vertidos han comenzado a tomar la vía de servicio que accede a la urbanización Son Gual y a puntos de interés turístico como la fabrica de vidrio de Can Gordiola y Alorda. "Todos los turistas que se dirigen a la zona de Llevant tienen que ver esta imagen tan nefasta y eso es deprorable", señala Pep Bonet, un aficionado ciclista que recorre la carretera.

La zona aglutina una gran oferta de restaurantes y las primeras quejas no se han hecho esperar. "Es algo muy negativo porque la acumulación de suciedad ahuyenta a los posibles clientes", sentencia Miquel Morro, responsable del restaurante Ses Canyes. La crisis ha propiciado que los ciudadanos realicen vertidos ilegal en descampados o incluso en espacios naturales.

Más noticias en Ojo crítico

  Aparecen pintadas contra el aparcamiento público de Son Espases

Los graffitis en las vallas que separan el Secar de la Real del Hospital Universitario denuncian el abuso del cobro del parking

  El pavimento de plaza España sigue sin arreglar

Los operarios del Ayuntamiento de Palma han vallado una parte del espacio ocupando así parte del carril bici

  Vallan el montículo que separa el Secar de la Real de Son Espases para que evitar que los coches aparquen

Los residentes de la calle Camí de la Real denunciaron que la zona rural estaba siendo utilizada por conductores para estacionar...