00:05 h. Lunes, 21 de Agosto de 2017

Crónicas de Palma

Sindicat quiere acabar con su degradación

Los pequeños comerciantes critican que Cort no haga caso a sus propuestas para mejorar la calle comercial 
José Noguera / Diario de Mallorca  |  21 de Enero de 2013 (15:27 h.)
Más acciones:

Diversos locales de la vía comercial están cerrados o en alquiler.  Miquel Garau
Diversos locales de la vía comercial están cerrados o en alquiler. Miquel Garau

Sindicat está en decadencia. Así lo asegura el eco callejero. Lo cierto es que la vía peatonal dispone de más de una decena de locales en alquiler, venta o traspaso. El constante cambio de negocios, el cierre de los mismos o la sobreabundancia de oferta es la tónica dominante de estos últimos años.

No obstante, las causas de dicha situación no radican únicamente en la dureza de la crisis, sino en muchos otros motivos. El pequeño comercio de la calle coincide en señalar que la imagen de "poca calidad" que se les atribuye perjudica seriamente a sus ventas. Su presidente, Toni Fuster, critica con dureza que Cort no contribuya a su mejora.

La vía Sindicat fue la primera calle comercial de Ciutat, donde se ubicaban numerosas tiendas familiares y de gran calidad. Pero los tiempos cambiaron. Por desgracia, la calle dejó atrás todo su esplendor del pasado. Es por ello que tanto trabajadores como empresarios quieren aunar fuerzas para recuperar su prestigio. Por su parte, el presidente de la asociación de comerciantes de Sindicat ha expresado su malestar porque la administración pública "hace caso omiso" de sus propuestas.

En este sentido, comenta que se han presentado diversos proyectos pero que "jamás han sido considerados". Expone que, por ejemplo, se podría crear una agrupación de asociaciones de comerciantes similar a Barna Centre. Esta eficaz iniciativa agrupa a los comerciantes de 25 calles del centro de la capital catalana, con el objetivo de recuperar el centro histórico de la ciudad y promocionarlo como un espacio privilegiado para la actividad comercial.

Cada vez quedan menos comercios "de toda la vida". ¿El problema? El relevo generacional. O eso afirman los que llevan más de una cincuentena de años aquí. "Los hijos no quieren continuar con el negocio familiar. Pero, por otro lado, también está el factor de la rentabilidad y eso provoca que nadie quiera invertir", explica Fuster.

Siempre llegan nuevos inquilinos. Cada cierre trae consigo la apertura de un establecimiento regentado por chinos, según relatan diversos dependientes. "No estamos en contra de ellos, pero sí somos conscientes de que la proliferación de este tipo de locales empeora nuestra imagen", confiesa el representante de la vía. Añade que el Consistorio debería evitar que este tipo de establecimientos se instalen en masa en pleno centro de Ciutat. "Sí se ofrece una mala imagen de Sindicat repercute negativamente en el prestigio de Palma, de cara al turismo", opina.

Desde hace más de 35 años Joana Ferrer trabaja en esta calle peatonal. Su visión concuerda con la del representante de la entidad comercial. "Hemos perdido muchos clientes porque son muchos que se niegan a venir a comprar aquí, debido a la gran presencia de comercios chinos", manifiesta.

Pero al parecer ni la crisis ni los empresarios de origen asiático son los únicos dolores de cabeza de los comerciantes de Sindicat. "Bajo mi punto de vista el problema es que apenas se promociona esta vía. A todos los turistas los envían al territorio de las franquicias y multinacionales como Sant Miquel, el Born o Jaume III", sentencia Helena Fernández, responsable de la tienda de complementos Pacae. Resalta que la tarea pendiente de la administración es potenciar el pequeño comercio local.

Los precios de los alquileres son otro de los lastres. "El poder adquisitivo de los clientes es bajo, las ventas son mínimas, lo que imposibilita costear las altas rentas", expone Inés Batle, que está apunto de jubilarse. Su mercería ya cuelga el cartel de "se traspasa".

Como Inés hay muchos otros que deciden prejubilarse. "Tal y como está la situación, en algunos casos es mejor retirarse. Muchos días no se hace apenas caja lo que hace plantearse si de verdad compensa mantener el local abierto", admite Joan Pol, propietario de Oportunidad.

Mientras otros, como la tienda Fron, deciden abandonar Sindicat, los pocos "de siempre" tratan de sumar fuerzas para recuperar el esplendor que un día tuvo esta concurrida vía palmesana.

Más noticias en Comercio y Restauración

  La llegada de firmas de lujo dispara los precios del Born

Las rentas de los locales se sitúan entre cincuenta y ciento sesenta euros el metro cuadrado

  La fiebre de los cubos de cerveza llega a Palma

La cadena de restauración La Sureña abrirá su primer establecimiento en la plaza España donde ofrecerá cinco...

  El Born se hace de oro

El céntrico paseo se ha convertido en la vía comercial más rentable y cara de Ciutat cuyos precios oscilan entre 50 y...