21:56 h. Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Crónicas de Palma

Un reclamo de color de rosa

Las emblemáticas calesas, que ahora son de distintos tamaños y colores, forman parte del barrio antiguo convirtiéndose para los turistas en un icono más de la ciudad

José Noguera / DM  |  21 de Enero de 2013 (13:06 h.)
Más acciones:

Los carruajes que están frente a la Seu se convierten en atracciones turísticas. G. Bosch
Los carruajes que están frente a la Seu se convierten en atracciones turísticas. G. Bosch

Su aspecto es elegante y precioso. Pero su ritmo es lento. Recorren los rincones más recónditos del centro histórico acompañados por el tintineo de las campanillas. En un principio se utilizaban como instrumento de trabajo, aunque hoy día sirven como medio de transporte para el turismo. Son las calesas, carruajes variopintos, que recorren sobre todo el casco antiguo, aunque se pueden ver en otros puntos turísticos de Ciutat.

Las galeras están por todas partes del mundo, tanto en grandes ciudades como en otras más pequeñas. Pero lo cierto es que en el casco antiguo, los carruajes ya forman parte del entorno urbano ofreciéndole vitalidad y color al barrio de la Seu. Los paseos, que duran una hora y tienen un coste aproximado de 50 euros, se han convertido en un verdadero reclamo turístico.

Desde primera hora de la mañana los emblemáticos carruajes esperan la llegada de nuevos clientes en la calle Conqueridor, frente a s´hort de es Rei, y en la plaza de l’Amoina, delante de la Catedral. Mientras numerosos turistas toman fotografías a los monumentos históricos, un calesero pregunta “¿Hallo coche?” a un pareja de germanos.

Y es que los conductores han tenido que recurrir a nuevas tácticas con el fin de captar la atención de los transeúntes. Atrás quedaron tiempos mejores. Antonio Suárez siguió los pasos de su padre y desde hace siete años conduce una calesa. Todavía recuerda sus principios en los cuales los clientes venían a solicitarle sus servicios.

No obstante, a pesar de que las galeras se puedan considerar como un reclamo más para el turismo, hoy por hoy la situación ha cambiado y es él quien tiene que buscar los clientes. “Este verano hay muchos turistas, aunque llegan con el dinero contado. Son pocos los que deciden pasear por la ciudad en carruaje”, confiesa el joven.

La temporada turística está yendo “realmente mal”, según afirman sus propietarios, debido a que sus ingresos se han visto reducidos hasta en un 60 por cierto. “Estamos muchas horas en la calle soportando el calor y sin tener muchos clientes”, lamenta Melchor Riera. Lleva más de 14 años peinando las estrechas vías adoquinas del barrio antiguo, junto a sus caballos. Transporta turistas de distintas nacionalidades, como alemanes, italianos, ingleses, rusos y españoles. Es por esta razón que los caleseros se han visto obligados a dominar diversos idiomas con la finalidad, además de comunicarse con los pasajeros, de explicar los puntos de interés de Ciutat. Pero su “tándem” continúa siendo el dominio de la lengua del incipiente turismo eslavo.

Una calesa rosa

Pero el manejo de los carruajes no es sólo tarea de hombres. Y sino qué se lo pregunten a Maria Mengual, la única mujer que conduce una calesa en Palma. “Me siento muy a gusto y cómoda, aunque el trabajo no me gusta demasiado”, afirma sin dejar de sonreír. Tras más de 4 años sin trabajar, el verano pasado decidió hacer un cambio en su vida. Esta temporada ha retomado las riendas de su carruaje de color rosa.

En total, la capital balear dispone de 22 galeras en el casco antiguo y otras 5 en la Platja de Palma. Rojas, verdes, amarillas, grandes, pequeñas , empujadas por un caballo o por dos. Las hay de diversos tipos, tamaños y colores, según describen sus propietarios. Eso sí, cuidadas con cariño y gran esmero. Cabe destacar que hasta hace 5 años por las calles de la ciudad únicamente circulaba el modelo de calesa tradicional, cuyos acabados eran de color rojo y beige. Sin embargo, Cort permitió la liberalización de carruajes siempre y cuando mantuviesen unos criterios estéticos.

Más noticias en Actualidad

  AENA rectifica y permite que el personal temporal pueda usar el parking de abonados

Las empresas y compañías aéreas ya no tendrán que elaborar un listado de sus trabajadores para presentarlo a la...

  Los trabajadores temporales del aeropuerto se quedan sin parking de abonados

Las empresas tendrán que presentar un listado a AENA de sus empleados con tarjetas acreditativas provisionales para que puedan tener...

  Crónicas de Palma regresará muy pronto

El periódico online volverá a ofrecer toda la información sobre Ciutat antes de verano