20:41 h. Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Crónicas de Palma

DISCOTECAS

Las noches del Marítimo son más cortas

La principal zona nocturna de ocio pierde público, locales y las ventas caen entre un 25 y un 30 por cien

José Noguera / DM  |  20 de Enero de 2013 (23:25 h.)
Más acciones:

La famosa discoteca Titos cierra en temporada baja.
La famosa discoteca Titos cierra en temporada baja.

El Paseo Marítimo se está quedando sin ocio nocturno. Discotecas cerradas, pubs que no llegan ni a la mitad de su aforo permitido y aceras semidesiertas. Es la cara más inusual que muestra la principal zona de fiesta de Ciutat en temporada baja. Son varios los propietarios que han preferido traspasar o cerrar sus establecimientos para evitar más pérdidas, según ha podido confirmar este diario. Y empresarios y trabajadores apuntan que el descenso de ingresos se sitúa ya entre un veinticinco y un treinta por ciento, según las estimaciones más optimistas.

La crisis ha incidido de lleno sobre los locales de ocio nocturno del Marítimo, que sólo consiguen repuntar un poco los fines de semana. En los últimos meses, los locales han sido testigos de cómo se mermaba notablemente la afluencia de público. La nueva situación ha provocado que muchos propietarios se hayan visto obligados a echar el cerrojo de sus negocios ante las numerosas pérdidas sufridas. Mientras una parte de los pubs y discotecas se resienten,otros intentan lograr el traspaso del local antes de cerrar.

Reducción de la facturación

Los trabajadores coinciden en señalar que, con respecto a otros inviernos, hay menos afluencia de público. “El descenso del consumo de refrescos, copas o bebidas energéticas ha sido muy grande. La gente no tiene dinero para gastarlos en consumiciones”, señala Marta Crespi, camarera de un conocido local. Desde el pasado mes de noviembre, las ventas han caído entre un veinticinco y un treinta por ciento, según aseguran gran parte de los responsables de los locales consultados. La situación no es fácil para los propietarios de los establecimientos. “Hay días que no ganas ni para pagar el alquiler del local porque las ventas han caído en torno a un sesenta por ciento. El año pasado teníamos mucho trabajo todos los días“, confiesa Pedro Checa, uno de los socios del Mistral Copas & Cocktails. Añade que “ni ofrecer chupitos o apostar por la promoción del happy hour” ayuda a captar nuevos clientes.

Cierres temporales

El agravamiento de la situación económica ha castigado, todavía más, al sector del ocio nocturno. Diversas discotecas, como Abraxas, han optado por disminuir su actividad durante los meses de temporada baja. Además, este invierno, la emblemática discoteca Tito’s también se encuentra cerrada, pero según el Grupo Cursach Ocio, empresa gestora de esta sala, se trata de un cierre temporal por reformas. Los consumidores, mayoritariamente los jóvenes, apenas destinan dinero para realizar actividades de ocio. No obstante, todavía hay quienes no renuncian a salir de fiesta, puesto que lo ven como “una forma de desinhibirse o evadirse de la rutina diaria”.

Pese a la reducción generalizada de afluencia de clientes, discotecas como El Divino Mallorca o El Que Faltaba del Marítimo consiguen mantener su público, aunque en menor cantidad si se compara con los años anteriores. La crisis no es el único enemigo del Marítimo. Son muchos los clientes que aseguran estar “cansados de ir siempre a los mismos sitios”, por lo cual buscan alternativas al ocio nocturno de la principal zona de fiesta de Ciutat. Una prueba de ello es que numerosos grupos de jóvenes prefieren ir a los nuevos locales de moda, como Io Music Club, ubicado en el Polígono Son Valentí, o Sunset Club de Porto Pi, que cada fin de semana consiguen llenar prácticamente su aforo permitido.

Otros consumidores, principalmente aquellos con un poder adquisitivo medio-alto, han optado por dejar la zona del puerto para comenzar a frecuentar locales situados en las “nuevas zonas” de ocio nocturno y restauración de Palma, como son Santa Catalina, Jaume III y Paseo Mallorca. La mayoría de los clientes aseguran que los factores clave que determinan donde tomar una copa son que haya buen ambiente, música de calidad y unas determinadas facilidades a la hora de encontrar aparcamiento. El Marítimo, además, es la zona con más presencia policial desde hace seis meses, cuando fue declarada de especial protección para luchar contra el botellón.