17:09 h. Miércoles, 21 de agosto de 2019

El portaaviones ‘Eisenhower’ regresa a la bahía de Palma

El buque norteamericano, que transporta cerca de 5.600 tripulantes y pilotos, permanecerá fondeado frente a la Catedral durante tres días

José Noguera / Diario de Mallorca  |  21 de enero de 2013 (00:25 h.)
Más acciones:

Después de 17 años sin recalar en las aguas mallorquinas, regresa uno
de los portaaviones más potentes de la Armada estadounidense.
Después de 17 años sin recalar en las aguas mallorquinas, regresa uno de los portaaviones más potentes de la Armada estadounidense.

Tan alto como un edificio de 25 plantas, tan ancho como un campo de fútbol en la zona más estrecha de la cubierta, y tan largo como la altura del Empire State. Así es el portaviones norteamericano Dwight D. Eisenhower, que desde ayer a las ocho de la mañana permanece fondeado en la bahía de Palma. La colosal figura del Ike, el mismo apodo del expresidente de Estado Unidos que le da nombre, es visible desde cualquier punto del litoral de la ciudad y tiene previsto permanecer en la isla hasta dentro de tres días.

El Dwight D. Eisenhower, considerado como uno de los barcos de guerra más potentes del mundo, dispone de una base áreamarina que concentra un gran potencial bélico, incluso superior al de algunos países. Es uno de los símbolos de poder de la fuerza naval estadounidense, debido a que ningún barco acumula tanto armamento de proa a popa.

Es uno de los diez portaaviones de la clase Nimitz de la Armada de EE UU. Con sus 1,8 hectáreas flotantes consigue cargar cerca de 5.600 soldados, entre tripulantes y personal áereo, aunque su capacidad máxima alcanza los 6.000 marines. Además, consigue transportar dos escuadrones de cazabombarderos por todo el mundo. Como curiosidad, señalar que dispone de cuatro ascensores gigantes que suben los jets bélicos a la cubierta de vuelo. Allí, unas potentes catapultas aceleran los aviones de 0 a 290 kilómetros por hora en tan sólo un segundo y medio. Además, permite el despegue simultáneo de cuatro aviones.

Los marines gastan más

Hace poco más de un año que ningún barco de guerra norteamericano hacía escala en Palma. Es por esta razón que la llegada de este portaaviones no ha dejado indiferente a casi nadie. Tanto el sector de la restauración como el comercial ven con buenos ojos la visita de este tipo de buques a la ciudad porque los marines siempre “gastan mucho más dinero que los turistas y cruceristas”.

De hecho, el verano pasado recaló en aguas mallorquinas el súper trasportador USS Enterprise, con 6.000 soldados a bordo, suponiendo así un importante aumento de los ingresos para comercios, restaurantes, cafeterías, taxistas y autocares. No sólo el tejido comercial y turístico de Ciutat valora la presencia de este tipo de buques. Los ciudadanos también consideran una “buena noticia” la visita del Dwight D. Eisenhower. “Me parece interesante el hecho de que haya hecho escala en Balears porque tanto para el turismo nacional como para el internacional se ofrece una imagen de prestigio de nuestra comunidad”, opina Rosa Roman, vecina de Cala Major.

La repercusión económica es lo que más importa a los ciudadanos. “Dada la situación de crisis que está padeciendo nuestro país, me alegra saber que la llegada de este barco supondrá una ayuda para nuestra ciudad”, señala Josep Bonet, en un alto en su recorrido por el Marítimo. Unos amarres más adelante, Joan Riutort, que pasea su perro, comenta que hacía muchos años que se echaba en falta la llegada de este tipo de buques. Todavía recuerda como si fuese ayer a los marines del Saratoga o del Kennedy paseando por el Born o Jaume III.

Lo cierto es que desde el año 2000 se produjo un importante descenso de las escalas de buques de guerra en la bahía de Palma, debido , entre otros motivos, al aumento de competividad entre los puertos españoles. Desde primera hora de la mañana de ayer fueron muchos los que se acercaron o hicieron una pausa en su paseo matutino para contemplar de cerca la figura del Dwight D. Eisenhower.

Mientras diversos turistas tomaban fotografías, los más pequeños miraban con curiosidad el súper transportador. “¡Qué barco tan grande!”, exclamó con gran entusiasmo un niño. El portaaviones no visitaba Palma desde 1995. Ayer, el president del Govern, José Ramon Bauzá, recibió en el Consolat de la Mar a los oficiales del buque Mike Smith y Corey Jacobs, así como a la agente consular de Estados Unidos, Any Christianen. Está previsto que a finales de semana, el propio Bauzá suba a bordo del portaaviones para conocerlo.

Más noticias en Actualidad

  AENA rectifica y permite que el personal temporal pueda usar el parking de abonados

Las empresas y compañías aéreas ya no tendrán que elaborar un listado de sus trabajadores para presentarlo a la...

  Los trabajadores temporales del aeropuerto se quedan sin parking de abonados

Las empresas tendrán que presentar un listado a AENA de sus empleados con tarjetas acreditativas provisionales para que puedan tener...

  Crónicas de Palma regresará muy pronto

El periódico online volverá a ofrecer toda la información sobre Ciutat antes de verano